miércoles, 21 de octubre de 2015

POWER POP: CANCIONES PERFECTAS, TRAJES BARATOS Y RICKENBACKERS.

Cuando la música, los amigos y la pasión se arremolinan en un mismo espacio seguramente suceden cosas piolas y que marcan un hito en el espacio tiempo, a veces recordada por muchos o tan solo por los que formaron parte. A que viene esto? Paso a contarles: hace no más de unas semanas atrás se creó un grupo etiquetado como “Power Pop!!!!” en Facebook que surgió de la  pasión de Fernando Blanco y que generó una muy buena vibra e intercambio de música y demás conocimientos entre los que participan del mismo. Sin mediar tiempo, muchos de los participantes dieron muy buenos parámetros para ajustarnos al término “Power Pop”, y como siempre, yo lance una pregunta desafiante: quien se atreve a realizar algunas líneas para marcar algunos lineamientos para que sepamos un poco más de que se está hablando cuando se escucha. 
Y es así que uno de los partícipes tomo el guante y acá estamos ante la pluma y el buen hacer del señor Mariano Sterpetti, quien redacto esta nota gentilmente para Cosa Salvaje. Quien además lleva adelante el excelente blog “Beefheartsmiles”, sobre música y el programa de radio “Fuera de la Nada” donde habita la música de su blog, más otras cosas muy interesantes. Otra de las cosas que también se armó desde este grupo virtual, fue una pinchada con bandeja
abierta para que los amantes del vinilo y el género se dieran cita a poner las mejores gemas de este estilo indiscutido, a la que bautizaron “Power Pop! Meeting”, y que estuvo divertida y genial, él que fue amenizado desde las bandejas giradiscos por: Cocoa Davaro, Pablo Strangler, Selector Lucho, Marcelo Di Paola, Seen Cadena, Ernie Quantics y Gass Skarcha Sant, (fiesta que además promete repetirse en breve). Después de esta breve introducción a leer y escuchar PowerPopers!!!!.
 


"NI TAN POWER NI TAN POP"  
Antes que nada vale la pena aclarar que esta nota no pretende más que darse el gusto de hablar un rato de música, el hobby más noble que existe, de un género que adoramos con pasión y defendemos con uñas y dientes. La idea no es arrojar datos a diestra y siniestra porque para eso hay otros lugares más… adecuados y sí se trata de ser lo más subjetivo y -sobre todo- emotivo posible.
A la hora de hablar de power-pop no existen verdades absolutas, no hay premisas indiscutibles, sí existen ciertas pautas y métodos de reconocimiento auditivo pero, al tratarse de un género que nunca fue del todo masivo y jamás fue aceptado en el Imaginario Libro Gordo de Petete del Rock, tampoco hay grandes próceres, no existe un Bob Dylan y tampoco está La Biblia al estilo OK Computer, Nevermind the Bollocks o Exile On Main Street. Lo más parecido a una banda vendedora de discos fue en su momento The Knack y su LP debut, Get the Knack, del ’79 (algo así como el “año de oro” del power-pop). De la mano del super hit “My Sharona”, uno de esos temas que conoce hasta tu abuelita, se cansaron de vender discos hasta que una campaña de prensa, que los acusaba de misóginos y sexistas, se encargó de borrarlos del mapa con la misma velocidad con que aparecieron. En realidad los borraron del mapa “mainstream” (léase revista Rolling Stone) porque siguieron haciendo discos buenos hasta la reciente muerte de Doug Fieger, el líder y alma mater de la banda.

Pero retrocedamos un poco en el tiempo que nada surge por arte de magia. Se supone que Pete Townshend fue el encargado de acuñar el término y sino fue asi sin dudas ayudó a definir el sonido, con canciones como “The Kids Are Alright”, “So Sad About Us”, “Substitute” o “Mary Anne with the Shaky Hand” de The Who Sell Out que tenían estribillos inolvidables, coritos en armonía, una mirada irónica y cuestionadora de la cultura pop en general y las guitarras Rickenbacker saltando para todos lados.
Sí, se puede decir que para esa época el asunto estaba prácticamente sellado, firmado y listo para mandarlo. Después vinieron los continuadores como Big Star, la malogradísima banda de Alex Chilton y Chris Bell, que con sus dos primeros discos de estudio dieron cátedra en todo sentido. Los enormes Badfinger, quienes hicieron su mejor disco (Wish You Were Here, para Warner Brothers) y la compañía lo retiró del mercado apenas salido a la calle, poco después sus dos principales compositores aparecerían ahorcados, en una especie de broma macabra. Paralelamente hay un millón de grupos “menores” que hicieron música gloriosa; Blue Ash, The Hot Dogs, los mismos Cheap Trick (demasiado grandes en todo sentido como para encasillarlos dentro de un género) o incluso algunas cosas de Todd Rundgren solista.
Gente que esgrimía orgullosamente guitarras y estribillos que se te adherían al cerebelo, cuando lo máximo era The Lamb Lies Down On Broadway del Genesis de Gabriel, que lo escuchás todavía hoy y no se sabe bien qué es una guitarra, qué es un sintetizador, el “concepto” grandilocuente y sesudo tenía que estar sí o sí, los temas tenían que durar ocho minutos.


Muchos pibes dijeron “basta” y otros tantos habrán dicho “para tocar esto tengo que encerrarme en mi cuarto durante horas”. Es cierto que la parte “divertida” se había perdido entre tantas nubes de helio y tapas de Roger Dean. Ni hablar que el sacudón que pegaron los Pistols, Ramones, Clash y compañía influyó definitivamente. Y acá es donde aparece una banda clave; en el ’77, en el Roundhouse londinense los Ramones eran teloneados por los Flamin’ Groovies de San Francisco, banda veterana de mil batallas pero que en aquel entonces venían con nueva formación y un evidente lavado de cara estilístico: los tipos decían “barajemos y demos de nuevo” de la mano de una piedra Rosetta: Shake Some Action, producido por Dave Edmunds, tiene todo lo que el power pop glorioso tiene que tener. Simpleza, sentido del humor, fuerza, guitarras fuertes, armonías vocales gancheras y canciones inoxidables. Al lado de versiones de los primeros Beatles y Stones, los Groovies metían unos temazos propios dignos de ensueño; “I Can’t Hide”, el tema que daba título (una verdadera bomba de pop perfecto), “Yes, It’s True”, “You Tore Me Down”… ahí estaba todo listo, era perfecto. No le vendieron un disco a nadie.


En eso último hay un tema clave, el hecho de que el power-pop no sea una cosa masiva, mundialmente aceptada, hace que no exista la sobreexposición que arruina a muchos… ¿quién necesita volver a escuchar “We Will Rock You” o “Smells Like Teen Spirit”? Siguiendo esta última premisa tampoco está el librito de Bobby Flagüers en el que te “bate la posta” y te dice “por acá viene la cosa”. No, acá podés investigar por tu cuenta y comprarte -o bajarte- un disco que no lo conoce nadie y puede ser tan bueno como el primero de los Plimsouls o In Heat de The Romantics. En el medio hay millones de grupos, literalmente millones, a fines de los setenta y principios de la década siguiente, sucede lo que se






recuerda como “la época de oro del género”. Estaban The Records y Rockpile en Inglaterra y The Shoes, 20/20 y los Rubinoos al otro lado del Atlántico. Todos exhibiendo corbatitas finitas y cantando en armonía, riéndose arriba del escenario y volviendo a hacer que el rock and roll sea una fiesta. El género se fue diluyendo un poco por exceso de bandas similares, falta de éxito comercial, drogas… lo de siempre, digamos.
 

En los noventa el power pop resucita con fuerza con banda como Fountains of Wayne, Redd Kross, Merrymakers o Greenberry Woods. Pero esa historia la dejamos para la próxima, hay tiempo de sobra y mucha música para escuchar.                 Mariano Sterpetti

LISTA DE DIEZ DISCOS (totalmente aleatoria y caprichosa)

 

- The Beat - The Kids Are the Same

- The Shoes - Tongue Twister

- Fingerprintz - Distinguishing Marks

- Tremblers - Twice Nicely

- Dwight Twilley Band - Twilley Don't Mind

- Bram Tchaikovsky - Strange Man, Changed Man

- The Moberlys - Sexteen

- The Smithereens - Specially for You

- Rubinoos - Paleophonic

- Marshal Crenshaw - Field Day

Mariano Sterpetti.



Links de interés:
Fuera de la Nada (programa de radio):
https://www.facebook.com/Fuera-de-la-Nada-333403213336969/timeline/

Beefheartsmiles (blog de música):
http://beefheartsmiles.blogspot.com.ar/

 
Cosa Salvaje Zine agradece la colaboración de: Mariano Sterpetti, Marcelo Di Paola y Cocoa Davaro.

3 comentarios:

  1. Grande Elio! quedó muy buena con el agregado de las fotos. Fué un placer!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias titan por coparte, por tu tiempo y buen hacer. Y por compartir con lo los que leen Cosa Salvaje.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar